El medio blog

Un medio dedicado a los medios.

Tuesday, May 16, 2006

Premio Nacional:

Literatura en llamas

Como ya es habitual y para diversión de los lectores que la están siguiendo, la carrera por el Premio Nacional de Literatura que se entrega este año está haciendo correr sangre. Desde hace algunas semanas los diarios han sido el escenario de violentos intercambios protagonizados por conspicuos integrantes del mundo literario que se acusan unos a otros de conflictos de intereses, machismo y compadrazgo. El asunto es largo pero vale la pena seguirlo.
El primero de los elevados debates literarios partió centrado en Bonsái la ultra comentada novela de Alejandro Zambra, antiguo crítico literario de LUN y actual coordinador de la carrera de literatura de la UDP. El asunto es más o menos así: si a usted le gustó la novela, es un amiguista y si la encontró mala, un envidioso. Sin embargo, por alguna extraña razón todo ha terminado confluyendo en Germán Marín, un señor de edad, bastante antipático, que tiene posibilidades de convertirse en el campeón nacional 2006 y que acaba de ganar el Premio Crítica Literaria de la UDP. Además de editor de Sudamericana, Marín es un escritor reconocido por libros como El palacio de la risa, Cártago y el último de ellos La ola muerta, que tuvo excelente crítica y no demasiadas ventas.
Aunque el Clinic es el que más leña le ha puesto a la fogata, según el diario Siete, que tuvo la amabilidad de poner al día a los que se habían quedado atrás, el asunto empezó en sus propias páginas el 5 de febrero cuando el escritor y ahora editor general de Planeta, Sergio Gómez “destrozó Bonsái diciendo que era un mal clon de Roberto Bolaño”.
El asunto se puso realmente bueno cuando Mao, el crítico de The Clinic, alabó la obra de Zambra y dijo que éste había dejado a escritores chilenos como Gonzalo Contreras en el camino, cuya fama Zambra además habría arruinado en su rol de crítico literario. Evidentemente eso no le cayó bien al autor de la Nueva Narrativa quien respondió al quincenario en la edición siguiente. En un gesto no demasiado elegante pero que subió el rating, el Clinic le dio la posibilidad a Mao de leer la respuesta y contestarla en la misma página. El primero, Contreras, acusó a su contraparte de formar parte de un grupo con espíritu corporativista, obsesionado con desmantelar la nueva narrativa y le pidió tener “ojo con la sintaxis”. El comentarista con seudónimo denunció la mala tolerancia a la crítica del autor de La ciudad anterior y concluyó con un “por último, me parece un descaro que Gonzalo Contreras lance sin pudor una pulla hacia mi sintaxis. Sobre todo porque él es uno de los escritores que más trabajo le ha dado a los correctores de estilo”.
El Clinic entrevistó a Zambra quien, además de burlarse de Contreras cuando le preguntaron por el último gran escritor chileno (“Gonzalo Contreras dice que es Gonzalo Contreras. Quien soy yo para contradecirlo”), dijo que su candidato para el Nacional es Germán Marín, a quien en la edición siguiente el crítico español Ignacio Echevarría –en la entrevista sin firma que ya comenté días atrás- también apoyó. Participaron con columnas en el debate Rafael Gumucio, Marcelo Mellado y Mauricio Electorat.
Paralelamente, el 25 de abril, Sergio Gómez que se nos había quedado atrás, despotricó en Siete contra el amiguismo en la literatura nacional y puso como ejemplos a Claudio Bertoni, a Zambra y por sobre todo a su competencia editorial, Germán Marín, “…un autor de una literatura biográfica y ególatra hasta la irritación, añosa y francamente aburrida. Sus novelas son intrascendentes en el extranjero, pero aquí la corte de aduladores lo propone para el Premio Nacional, el que probablemente terminará obteniendo”. Gómez criticó que Marín se autoedite y publique en su misma casa editorial sus obras. Eso motiva la entrada de Juan Manuel Vial quien ataca a Gómez con un “el muy perla” en su columna en LUN. “Las palabras de tipos como Sergio Gómez hacen cada día más patente la histeria que les baja a los narradores mediocres ante la espléndida novela Bonsái, de Alejandro Zambra, obra que provoca todo tipo de churreteras entre quienes, al parecer, ya no consiguieron escribir algo memorable en esta vida”. Vial destaca la obra de Marín y acusa al editor de Planeta del mismo mal que denuncia ya que según él, desde hace años que se dedica al autobombo junto a sus compañeros ex Zona de Contacto. “…transformado el gavilán en Ruiseñor es de esperar que abra las alas de la casa editorial que dirige a todos aquellos genios postergados por la mezquindad de la crítica…”.
Gómez insiste: “se prohíbe decir, se prohíbe la disidencia, se prohíbe tener opinión en un medio de becerros que siguen al rebaño…” y en un gesto algo mezquino no le reconoce a Vial otro mérito que un apellido pituco.
El Siete, como ya dije, toma el tema y pone al día al público en un artículo en que Gómez y también Contreras se van en contra del editor de Sudamericana, (con quien Contreras tuvo problemas a raíz de la publicación de su última novela). El diario agrega una breve entrevista al atacado en la que aunque Marín admite su afinidad con un grupo de críticos y escritores más jóvenes como Matías Rivas, Zambra, Patricio Fernández y Gumucio -a quienes denomina “los nenes”- niega la existencia de cualquier grupo de presión a su favor. Ahí está la explicación del último episodio de la batalla, la columna de Contreras en La Tercera de éste último sábado: “Germán Marín y sus nenes” en la que el escritor denuncia -con errores porque ni Zambra ni Bisama escriben en LUN- una confabulación a todo nivel a favor de Marín, el que así habría logrado copar el espectro crítico nacional. “Es simplemente una buena sociedad. La conveniencia es mutua y la connivencia fructífera”. Lo que el autor nunca aclara es qué ganan los “nenes” con todo esto. Que yo sepa al único que Marín ha publicado de todos ellos es a Gumucio, pero dado su éxito sería injusto calificar la decisión de amiguista, o si no que diga Gómez si no le gustaría tenerlo en Planeta. Ahora, hay que estar atentos al próximo contraataque.

Entra Eltit
Mientras todo esto ocurría, El Mercurio andaba preocupado de Diamela Eltit. El 5 de mayo la Revista de Libros informó que circulaba por email una lista de apoyo a la candidatura de la escritora, encabezada por la autora Lina Meruane. El mensaje solicitaba las firmas de los escritores y académicos chilenos y extranjeros que quisieran sumarse a la causa. Junto con eso, el suplemento literario publicaba la respuesta de uno de los contactados, el escritor y premio nacional de literatura del país de al lado, Rodolfo Enrique Fogwill: “Por argentino, prefiero abstenerme en una decisión político-cultural del Estado chileno. Sin duda la autora merece reconocimiento, pero tampoco dudo de que hay muchos chilenos con obra que lo merecen tanto como ella, y quizá señalar a alguno de ellos sea más adecuado para los intereses nacionales y de la cultura chilena".
La crítica del mismo diario, Carolina Andonie, respondió al día siguiente en su columna acusando a Fogwill de misoginia y autopromoción. Ante eso Roberto Brodsky le preguntó al director del Mercurio si no se estaba gestando una campaña de amedrentamiento: “Si una lista de apoyo concita la atención de prestigiosos artistas y escritores, esto no significa que quienes rechacen la invitación sean unos idiotas, rencorosos, egocéntricos y mediocres. Significa únicamente que no están por apoyar la candidatura en cuestión. Y nada más. De hecho, convertir la postulación de Eltit en una cruzada feminista es el peor favor que se le puede hacer a una autora que se sostiene en méritos propios”.
Responde otra escritora, Beatriz García Huidobro, también a través de una carta a Cristián Zegers aclarando que lo que Andonie quería criticar no era que Fogwill se abstuviera de firmar sino que enviara “copia de los correos a la Revista de Libros con la evidente intención de darse un lugar protagónico… Los grandes comprenden que su firma es un aval de garantía a la calidad literaria y no un medio para desviar la atención hacia sí mismos”.
Finalmente el desconcertado y malas pulgas Fogwill, una especie de Germán Marín argentino, reacciona: “En mi país, jamás un candidato lobbió internacionalmente en procura de un premio local”. El escritor explica que no pidió la publicación de su carta y que sólo se la envío al poeta Sergio Parra y a Pedro Pablo Guerrrero, coordinador de la Revista de Libros, con quienes habitualmente se comunica. A sus enojadas detractoras les responde que “ambas atribuyen mi abstención al deseo de protagonismo, sin advertir que lo mismo puede perseguir quien agrega su firma a un listado de reconocidas figuras convocadas para presionar a un jurado que, afortunadamente, será ecuánime” y que yo no tengo idea si es cierto o no (lo del jurado).

Bonus track
Aunque no tiene que ver con el premio aquel y sólo lo recuerdo vagamente, lo último que tengo a mano es el fluido intercambio entre el ex campeón nacional Raúl Zurita que acaba de publicar un libro en que hay varios que se van de ataque y el animador de televisión Cristián Warnken, a quien dicho sea de paso lo mejor que le pudo pasar en esta vida fue el final de La belleza del pensar y su pelea con el Canal 13. Además de desatar episodios casi histéricos de apoyo, se le abrieron las puertas de la televisión abierta (TVN) y del Mercurio donde ahora tiene una columna regular cuyo estreno se anunció en portada. Ahí se refería al último libro de Zurita y decía que Maquieira era algo así como el telonero de Dios a lo que Zurita respondió diciendo que la columna estaba escrita con las patas.
Uff.

24 Comments:

Anonymous penelope said...

después de todo esto, no me queda más que volver al Condorito....

2:58 PM  
Anonymous Anonymous said...

Dije que nadie leería una columna tan larga. Me retracto : pocas veces he visto un artículo tan bien escrito !!!

4:30 PM  
Blogger Cecilia said...

Y nosotros los ciudadanos preocupados del impuesto al libro. ¡Qué tiernos que somos!

4:45 PM  
Anonymous papurri said...

Pero qué irritantes son las columnas y opiniones de Cristián Warnken siempre. O quizás no siempre pero sí la publicada hace algunos días en El Mercurio . Es decir, qué irritante es la desmesura de sus elogios. Pues está bien que le gusten los poemas de Diego Maquieira. A mí también me gustan mucho y creo que es un poeta importante. Pero por un asunto, ni siquiera de pudor, sino que de buen gusto mínimo, jamás se me ocurriría decir que es "el telonero de Dios" y escribir una columna tan llena de alabanzas desfondadas y rimbombantes. Después de haber parloteado tanto públicamente de poesía debiera saber el mártir caído de nuestra alta cultura que una observación lúcida, contenida y precisa es mucho mejor homenaje al trabajo de un autor que admiramos que un panegírico saturado de elogios vacíos y desbocados. Lo que se echa de menos, en el fondo, en Warnken es que dude un poco más de sí mismo y de las palabras que usa, y que matice un poco lo estridente de sus juicios con un poco de humor y de ironía. Si no, da la impresión de estar leyendo al Rafael Araneda de la literatura chilena.

5:13 PM  
Blogger Alfredo Sepúlveda said...

Yo no me enojaría si me dijeran que soy un mal clon de Bolaño. Para ser una primera novela, es todo un elogio.
En fin. Al menos esta polémica es sobre literatura y no sobre tetas. ¡Bravo!

5:21 PM  
Anonymous Anonymous said...

Me parece que Gonzalo Contreras está muy afectado porque ya nadie lo reconoce como el gran escritor que imagina ser.
La pelea con Marín, sin dudas, se debió a que este le rechazó su última novela en varias ocasiones. Y tenía razón: la novela fue un fracaso de crítica y de ventas.
Es incríble que para justificar su odio hacia Marín se refiera a él como un personaje maquinador. Es absurdo pensar eso: Marín no sabe maquinar, es sólo un viejo escritor cascarrabias. Seguro que no postulará al Premio Nacional y que nadie lo hará por él. Contrerás no soporta que tenga amigos más jóvenes que lo lean con agrado. ¿O acaso no se puede ser amigo de alguien que escribe libros dedl gusto de uno?. Además, es imposible idolatrar a Marín, por que detesta a los chupamedias. No tiene nada que dar, incluso.
Quienes verdaderamente tienen opción de recibir el Premio Nacional, son Isabel Allende, José Miguel Varas, Miguel Serrano y Diamela Eltit.
Por último: me parece curioso que un nazi confeso, como Serrano, tenga tantos adeherentes, si su libros son muy pero muy siúticos y malos. Entiendo que otros grandes novelistas como Celine y Drieu de la Rochelle hayan adeherido al nacional socialismo hace más de cincuenta años por locura. Pero no es el caso de Serrano. Eso sí, uno de los jurados, Armando Uribe, ya dijo claramente que votaría por él.

2:38 PM  
Anonymous Anonymous said...

a quién le importa está hueá?

marcos

1:08 PM  
Anonymous juan carlos basualto said...

Muy buena crónica. Un poco "pro-nenes", pero bueno. Me parece que Contreras habla así desde que se bajó de la "ruedita que da vueltas". Mayor mérito hubiera tenido esta actitud en otro tiempo. Por último, creo que ya basta (y lo digo respecto de un post, y de la última columna de Gumucio y no de la actual crónica), de creer que Hamsun, Céline, Heidegger, Serrano y los demás escritores que alguna vez adhirieron al nazismo, lo hicieron en épocas de locura o de alteración. Es increíble que Gumucio se auto-adjudique el derecho de saber, conocer e interpretar mejor el pensamiento de Heidegger que el mismo Heidegger (y los demás). Es sinceramente insoportable aquellla arrogante e ignorante actitud.

3:05 PM  
Anonymous Anonymous said...

De todas formas, todos estos tipos deben tener un problema psico-sexual grave. Zambra, Gumucio, Gómez, Electorat, Marín, Contreras, Matías Rivas, Mellado, etc. Apuesto que todo mal en la cama.

Les recomiendo leer:
El malestar en la cultura (S. Freud)
El fantaseo literario (S. Freud)


Martina O. Freud

8:56 AM  
Anonymous Anonymous said...

El caso de Martina O.

Le aviso a la niña Martina O. que su tío ha caído en el más absoluto descrédito y desprestigio. Ahora va a citar a Skinner, seguramente. En fin... Le recomiendo leer:

- "El ego me hace mal" (S. Freud)
- "Algún día seré nadie" (S. Freud)

M.a. de la P.

9:47 AM  
Anonymous Anonymous said...

Acepto que no les guste mi tío. Por lo tanto, podrían deleitar sus paladares con Sade o el Venus de las pieles. En fin, soy muy amiga de Naty Sade y ella me comentó que su tío la llevó por esos placeres... Que notamos les faltan a estos señores aburguesados y que esperan que Herralde los mire a los ojos y les diga "los amo" por ser tan macho.latinos.

Apuesto a que los señores aludidos se quedan con la escueta lectura de Marcuse y su Fomestar en la cultura y se pasean por los cafecitos de moda citando a Gramsci o en su defecto aburguesado a Roland Barthes.

Qué fome... las escritoras también queremos carne.

Martina O. Freud

10:33 AM  
Anonymous Anonymous said...

el panorama un poco ridículo. ¿quién es mejor esccritor/ esccritora? No es una carrera. ¿puede tener valor lo que diga la crítica o lo que no diga? Cuando en su mayoría está condicionada por relaciones laborales y/o afectivas, ¿puede tener valor el éxito de ventas o el fracaso? Evidentemente que no. La literatura chilena parece un animal pesado y enfermo.

2:51 PM  
Anonymous Anonymous said...

Comámoslo entonces, con poca sal, eso sí... que soy hipertenso.
En mi barriga ando con una chapita que indica a qué clínica llevarme en caso de que la comida me produzca algún mal.

Carnívoro y Literario
Fanático de Matadero (¿Recuerdan ese gran libro?)

5:10 PM  
Anonymous Anonymous said...

Entre medio de todo estos cuchillos literarios, salió una novela de una mujer, Verano robado de Maria Jose Viera Gallo, que esta gente ni menciona. Lean a la Vieragallo, es la unica flor escondida en medio de la mierda.

1:43 PM  
Anonymous Anonymous said...

Por algo estará escondida, cariño. Las flores brillan por sí mismas.

De todas formas, la leeré si me dices tú mismo las virtudes de la novela (del texto y no de la srta.)

Antonina Artaud

2:54 PM  
Anonymous juan carlos basualto said...

¡Rayos! ¿Ya llegamos a recomendar a la niñita Viera-Gallo? ¿Qué sigue, el hijo del editor de El Mercurio, ese tal Illanes? ¿Pablo Mackenna? ¿La hija de Eli de Caso? ¿Schlomyt Baytelman? ¿A qué otro capricho de niño o niña mimada nos referiremos? Por favor, un poco de respeto y seriedad.

3:32 PM  
Anonymous Anonymous said...

Dénselo a Marín, total es el más viejo y necesita más de esa pensión de gracia disfrazada de premio literario conocida como "Premio Nacional".

3:58 PM  
Anonymous Anonymous said...

Ranking a los mejores de Chile

1. Zona (s)
2. 40 poemas malos
3. Andrés Velasco
4. Yo amo a mi mami que vive en el fundo
5. Llorones o zuritis
6. Amiguitis o PALETitis
7. Mercuritis

chau

De todas formas, también quisiera saber eso de la Sra. Viera-Gallo. (nótese señora, tiene 42). Quiero leer el libro y no sè si comprarlo.

4:05 PM  
Anonymous Anonymous said...

La novela de ls srta Viera-Gallo (tiene 34 años, por si acaso, no 42) tiene la mala suerte de haber sido escrita por ella, que lleva el peso de ser hija de quien es, pero cuyo padre al menos no es facho ni pertenece a esa farándula con la cual la comparas. Acotado este dato biográfico,que a estas alturas en nuestro país no debería infundirnos tantos prejuicios, destaco los atributos de esta primera novela, que por lo demás fue bien acogida por el exigente crítico de El mercurio Camilo Marks.
Está bien escrita, tiene ironía lucidez, dolor, es arriesgada, se atreve a hablar de drogas y sexo sin pudor, refleja un Chile contemporaneo bastante desolador, y sin animos de ser feminista, no recuerdo haber leido otra novela chilena con un personaje femenino TAN FUERTE.

6:05 PM  
Anonymous Anonymous said...

¿Me vas a decir que crees en la crítica independiente ahora....?

Pfff, cuánta ingenuidad.

¿Me vas a decir que Bisama, Zambra, Marín, Rivas y todo el circuito de los neces no son más que un grupillo con mediano talento que ocupa técnicas fascisto-culturales para conservarse en la cima que ahora ocupan?

En fin, basta con abrir un poco los ojos. Y esta gente recomendando a la niñita Viera-Gallo. Por Dios, esto ya perdió el rumbo.

12:11 AM  
Anonymous Anonymous said...

Esto es puro aburrimiento y mal uso del ocio. Mejor que cada uno se dedique a escribir y a leer tranquilo. Y que los nombrados se defiendan solitos con sus textos.

Anti.Faz

4:49 PM  
Anonymous Anonymous said...

Pasan y pasan los años y aún don Miguel Serrano no es reconocido. Más de 65 años de buena prosa, pero sin embargo el capricho político de quienes otorgan el premio no permiten a esta lumbrera chilena hacerse acreedor del reconocimiento.

6:24 PM  
Anonymous Anonymous said...

Cariño, ¿tu lamento no te parece un poco de "Nelly Richard" a estas alturas?

A veces hay que recomendar lecturas:

"Intelestuales política y poder": Pierre Bourdieu (EUDEBA, Buenos Aires, 2003) Recuerda que hay una edición artesanal que tiene un error en la páginas 37 (Pie de Página. Debería decir Escuela de Frankfurt... y dice Escuela de Viena)- En eso reparó Beatriz Sarlo en la ponencia que realizó el año pasado en México DF.

Antonia Riveros-Matte

antoniariverosmatte@yahoo.com

3:31 AM  
Blogger Chilemanagement Inc. said...

Sin lugar a dudas, lejos quien merece el Premio Nacional de Literatura es don Miguel Serrano.

Cuanto le debe Chile a este hombre!!

Gracias a el tenemos aun territorio Antartico, ya que el defendio en Naciones Unidas ese pedazo de territorio nacional y siempre se opuso a una antartica "internacionalista", mundialista, en el fondo, una Antardida Judia.

Don Miguel Serrano, Aristocrata de los que ya no se encuentran, cultisimo, mistico, esoterico, Ario Puro, en el coinciden la Raza y la Clase Señorial del Chile Antiguo..

Don Miguel, Ud. tiene mi apoyo y mi voto, el cual hago PUBLICO porque mi honor se llama LEALTAD y porque no temo al sistema sionista que actualmente maneja todos los resortes del poder terreno.

Andrea von Roth

3:44 PM  

Post a Comment

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.