El medio blog

Un medio dedicado a los medios.

Sunday, April 08, 2007




Esta sí que es guerra

Si usted cree que la que hay entre El Mercurio y La Tercera es una guerra manifiesta es porque no ha visto la que se libra en la Quinta Región entre El Mercurio de Valparaíso, La Estrella y el El Observador. A juzgar por el artículo que publicó este último medio el domingo 1 de abril, aquí no hay contemplaciones. Aunque tal como recalca el reportaje "La profunda crisis de El Mercurio de Valparaíso", la prensa chilena no acostumbra a aludir directamente a la competencia, hay excepciones como ésta en que se relatan la salida de dos de los principales ejecutivos del simbólico diario de la Quinta Región. "Los lectores están primero y el descabezamiento del diario más antiguo de habla hispana por mala administración es una noticia que se puede leer en pocos lugares, dado el panorama de la prensa nacional", dice el director y dueño de El Observador, Roberto Silva Bijit.

El artículo de El Observador se centra en los problemas financieros por la que atravesaría su competencia mercurial, en un artículo que más bien parece una columna, porque a veces tiene más opiniones que datos: "La razón principal de la crisis es no saber competir, no estar preparado para casi ningún tipo de competencia, lo que debilita todas sus estrategias y pone en crisis económica a la organización. Se podría decir que sus ejecutivos no tenían mucha fe en la economía de libre mercado", dice la nota que la gente del diario también han hecho circular por email.

Tras la compra de El Sur de Concepción por parte de El Mercurio, El Observador -junto a El Día de La Serena, El Centro de Talca y La Prensa Austral de Punta Arenas- es uno de los pocos diarios regionales que realmente compiten con los de la cadena mercurial que ya suma 24 medios en el país. "Nos sentimos la contraparte de la globalización, mientras más le dicen a la gente lo que pasa en el mundo, menos opciones tienen de saber lo que pasa a la vuelta de la esquina de su casa", dice Silva Bijit, quien lo fundó hace más de tres décadas.

Durante años El Observador fue el diario de referencia en la Quinta interior, es decir, Quillota y sus alrededores, sin embargo, hace un año decidió salir a hincarle el diente a la zona costera y el 21 de abril lanzó El Observador de Viña del Mar, que actualmente circula sábados y domingos. No se sabe quién siguió a quién, pero esto se cruzó con los planes de El Mercurio que ese mismo día comenzó a sacar en las mañanas su hasta entonces vespertino La Estrella. Mientras, El Mercurio de Valparaíso reforzó y aumentó sus páginas dedicadas a la zona interior de la región.

Hasta ahí todo muy propio de la competencia, sin embargo, lo que denuncia El Observador en su reciente artículo es que El Mercurio de Valparaíso está haciendo algo así como dumping, es decir, que ha bajado los precios de la imprenta y los avisos publicitarios a niveles irrisorios para así reventar a su compentencia -El Observador de Viña del Mar- lo que le estaría pasando la cuenta y habría alertado a los ejecutivos en Santiago: "desde el punto de vista comercial, El Mercurio enfrenta a las imprentas, las radios y al diario, con tarifas que no son coherentes con sus costos, razón por la cual, al analizar desde Santiago su operación durante el año 2006, comprueban un bajísimo rendimiento, que obliga al despido de sus dos principales ejecutivos y conductores de la ciega lucha no por competir con otras empresas, sino por eliminar a sus adversarios", dice el artículo de El Observador en el que también asegura que su competencia tiene deudas impagas con los proveedores y censura contenidos.

Aunque el artículo fue el comentario obligado de la semana pasada y pasó de mano en mano, al menos públicamente El Mercurio de Valparaíso ha ignorado las dulces palabras que le dedicó su competencia y en El Observador no han recibido respuesta de ningún tipo. Sin embargo, como era de esperar el reportaje produjo malestia en el medio aludido, e incluso periodistas que no son muy entusiastas de la empresa mercurial con la que el año pasado tuvieron conflictos laborales, se pusieron la camiseta y criticaron el tono que consideraron "mala leche". Pese a eso dicen que varios de los problemas enunciados son reales. "Por ejemplo, es verdad que ha habido dificultades en los pagos a los proveedores. Te doy un caso cotidiano: antes el diario tenía canje con varios restoranes para el almuerzo de los periodistas. Hoy en cambio solo los recibe uno y así ha pasado con otros servicios", explica un integrante de El Mercurio de Valparaíso.

Sin embargo, la guerrilla comercial entre El Observador y El Mercurio de Valparaíso ha tenido una consecuencia positiva en la prensa de la zona, le ha dado más dinamismo y tiene a los periodistas más entusiasmados buscando temas y golpes.

6 Comments:

Blogger Rubén Céspedes said...

El artículo de El Observador es un positivo atrevimiento y de este surge una interrogante: ¿Por qué los diarios no pueden analizar y criticar a su competencia? Si esto se diera, iniciaría un inevitable proceso de transparencia, sin embargo, ese es precismente el motivo por el cual no pueden.

Por ejemplo, si El Mercurio no habla de La Tercera, ni viceversa, es porque ambos tienen cosas que esconder. Ninguno se ha atrevido, por ejemplo, a dar los nombres de quiénes integran sus comités editoriales (Ni han dado señales de hacerlo) si se criticaran, tarde o temprano tendrían que revelarlos, entonces no conviene.

De esto, es difícil que los medios se atrevan a cuestionar a su competencia, porque esto implica ser trasparente y por eso es que la actitud de El Observador me gustó mucho, aunque sea aislada y limitada.

P.S: Por ejemplo, un diario con una sección de Medios, algo así como este blog, sería un interesante acierto.

5:21 PM  
Blogger Rodrigo said...

...pero si acá en Valpo también tenemos nuestras guerras!

A fines del año pasado se anunciaba la quiebra de El Observador en su versión viñamarina. Podrán intuir de dónde vino el rumor. A mi me lo contó una ejecutiva comercial del Mercurio porteño y ya se sobaban las manos por el desplome de la competencia.

Pero ahí sigue El Observador. Esperemos que les dure la bencina y no se agoten en berrinches porque, como dices, el texto tiene más de columna que de opinión, aun que el descabezamiento mercurial era un secreto a voces.

9:06 PM  
Blogger Manuel Martínez said...

Hay que recordar que "El Mercurio de Valparaíso" sacó del camino a otro diario: "El Expreso" de Viña del Mar, que, casualmente, lo imprimía COPESA en Santiago.

Raro esto que el decano porteño esté en crisis, siendo que recibe muchísimo avisaje del Estado (para variar), o sea, la farra sería enorme.

Otra cosa, no sólo se cambió "La Estrella" de ser vespertino a matutino, sino que los viernes hay una edición del diario para Quillota, zona donde predomina "El Observador".

Sobre diarios que hablan de la competencia, sólo La Nación Domingo lo ha hecho. Este domingo traía la historia del careo entre Cuadra y Edwards, por los "incidentes" del Parque O'Higgins, cuando vino el Papa; la salida de Claudia Alamo de "Reportajes" de La Tercera y las críticas de Lucas Sierra al editorial del Mercurio sobre la TV digital, donde se abanderizaba con los canales de TV.

P.D.: En España, los grandes diarios tienen la sección Medios (El Mundo) o Comunicación (El País).

1:35 AM  
Blogger Rubén Céspedes said...

Respecto a la competencia entre diarios contaré el caso de Melipilla comuna a 60 kms. de Santiago. En esta localidad, existió por años un único medio escrito llamado El Labrador (Diario de derecha y católico conservador con más de 80 años de vida)

Hace cinco años El Mercurio intentó comprarlo pero no le resultó, por lo que fundó el semanario El Líder de Melipilla, el semanario mercurial vende cinco veces más ejemplares que El Labrador en su edición dominical (350 ejemplares para El Labrador y 1800 aprox. para El Líder)

A pesar de la paliza que el semanario de El Mercurio le da a El Labrador, este último sigue vivo, llevándose la mayoría de la publicidad y eso que casi nadie lo lee, los empresarios lo prefieren por tradición y porque es más de derecha que El Mercurio. El Mercurio gana en lectoría, pierde en avisadores.

Para que se hagan una idea, El Mercurio está ingresando hasta en las comunas más pequeñas e incluso contra diarios que son más de derecha que él. Es curioso porque en Melipilla, las utilidades por publicidad escrita son bajísimas.

P.S: En todo caso, no se hagan ilusiones, entre El Labrador y el semanario de El Mercurio, no hacen uno.

7:59 PM  
Blogger sapo said...

Ruben, gracias por el dato de que existe un diario mas de derecha que el mercurio! Tendre que ir a Melipilla a ver el fenomeno.

By the way, Angelica, podrias contar la batalla por levartase gente entre el mercurio (de santiago) y la tercera? Entiendo que esta como nunca.

9:28 PM  
Blogger Marcelo said...

A propósito de las competencia entre periodicos, miren esta carta de la revista Puntofinal está bien bueno

"Denuncia infracciones a la ley de libre competencia"

aqui está en link
http://www.puntofinal.cl/637/denuncia.htm

12:38 AM  

Post a Comment

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.