El medio blog

Un medio dedicado a los medios.

Monday, August 27, 2007

Para que no pase colado
A diferencia de lo que ocurre con el Premio Nacional de Literatura que siempre es motivo de sangrientas peloteras, el de Periodismo, es pura indiferencia: un par de notas en diarios, noticiarios y sería.

“Probablemente nadie dice nada porque ese sí que es un premio que da lo mismo. Yo no podría nombrar un solo ganador a excepción de la Zerán, porque la acabo de ver en los diarios”, dice Villalobos, en los comentarios del post que está más abajo y probablemente tenga razón. Pero aún cuando el reconocimiento no sea valorado (aunque sí codiciado por los 14 millones y la pensión vitalicia de alrededor de 600 mil que entrega) tiene su simbolismo y da señales por lo que es mejor ponerlo en la mesa.

A juzgar por los candidatos, el ánimo en esta oportunidad era reconocer la lucha contra la dictadura y a los periodistas de los medios alternativos, chicos, no duopólicos o como se llamen. Entre los nominados 2007 estaban la autora de El Saqueo, María Olivia Monckberg, el editor político de Ercilla, Germán Gamonal, y Alberto “Gato” Gamboa, quien solo por su titular “Corrió solo pero llegó segundo” del 6 de octubre de 1988 merecía ganarlo. También competía la ex directora del diario Siete y autora de libros como La Conjura, Mónica González, pero al final el premio se lo quedó Faride Zerán, persona muy respetable pero con un discurso medio trasnochado. Por eso, aunque ella declaró en La Nación que el premio es un reconocimiento a su trayectoria y que “eso es una buena señal para las nuevas generaciones”, es como para pensar lo contrario.

Zerán es conocida, entre otras cosas, porque entre los años 2000 y 2004 integró el directorio más conflictivo que ha tenido TVN, un grupo que era tan incompatible que parece haber sido diseñado para que terminara con alguien muerto. Peleadora y muchas veces con buenos motivos, la periodista fue incapaz de imponer sus ideas o negociar con sus compañeros y se transformó en una permanente fuente de problemas que alteraron al canal. Tal como cuenta Qué Pasa, durante esa época “las noticias más sabrosas de TVN no venían del Departamento de Prensa ni de los estelares, sino de los constantes conflictos entre Faride Zerán, Nissim Sharim, Teodoro Ribera, Bernardo Matte, Luis Cordero y Francisco Frei”, situación que terminó con la renuncia anticipada de Zerán y otros tres consejeros y con el presidente Lagos requete aliaviado con su salida.

Además, desde el año 97 la periodista es autoridad en la Universidad de Chile. Fue directora de la Escuela de Periodismo y actualmente del Instituto de la Comunicación e Imagen del cual depende la carrera. Según cuentan ex alumnos cuando asumió, Periodismo era una carrera casi ignorada en la institución e incluso los rumores eran que la iban a cerrar, pero Zerán logró independizarla de la Facultad de Ciencias Sociales, consiguió hasta edificio nuevo, sacó a los estudiantes de las lúgubres instalaciones en que tenían clases (creo que un ex cuartel de la DINA) y le subió el pelo a la carrera.

Pero si bien la periodista ha hecho varias cosas en su vida, su trayectoria está ligada principalmente al periodismo cultural en medios como Análisis, El Show de los Libros de TVN, La Época o la revista Pluma y Pincel que ayudó a fundar a fines de los 80. Zerán representa un periodismo cultural muy paternalista y poco inclusivo, que enjuicia y acusa de vulgar todo lo que no es de su interés. Todo con tono bien quejumbroso y sin ninguna intención de hacer concesiones para tener más público porque eso significa venderse al mercado.

Rocinante, la revista que Zerán fundó y dirigió, era la mejor expresión de eso. Funcionó siete años y cerró en 2005 no producto de un boicot de los avisadores, del duopolio o del gobierno sino que simplemente porque era aburrida, tenía pocos lectores y por ende una crisis de financiamiento. Sin embargo, el cierre de ese y otros medios dejó una herida que solo agudizó las quejas y por supuesto la demanda de que el Estado intervenga el sistema de medios y garantize por el ley el pluralismo.

"Soy parte de esa generación independiente que trabajó en los medios que ya no existen. Creo que aquí hay un tema de políticas públicas, es una deuda de la Concertación en relación a estimular efectivamente el surgimiento de medios independientes, que den cuenta de la riqueza y de la pluralidad de la sociedad chilena", dijo Zerán al saber que había recibido el premio. Con ello demostró que aún confía que los problemas periodísticos pueden o deben ser resueltos por el mundo político, que es finalmente la contraparte de esta profesión y que casi siempre da miedo cuando se mete a legislar en asuntos ligados con el periodismo (¿No andaban proponiendo una ley Bolocco?)

En los comentarios del post de más abajo, alguien insinúa que Zerán ganó porque es académica de la Chile y esa universidad está muy representada en el jurado del premio. Es probable que su elección tenga mucho más que ver con que el Nacional es y siempre será un asunto político y con el afán de premiar al que cae y sufre. Faride Zerán ha estado en varios de los medios que -por buenos y respetables que hayan sido- no pudieron adecuarse a sus contextos: Análisis, La Época, Pluma y Pincel o Rocinante. La única vez que participó en un medio masivo -TVN- tuvo que renunciar antes de tiempo en medio de una crisis. Obviamente todo eso amerita un premio que reconozca consecuencia intelectual. El problema es que a veces de tan consecuente parece intransigente.

33 Comments:

Blogger Jorge Enrique Díaz Pérez said...

http://www.cooperativa.cl/p4_noticias/site/artic/20070822/pags/20070822200233.html

http://www.cooperativa.cl/p4_noticias/site/artic/20070823/pags/20070823113306.html

Antes fue Juan Pablo Cárdenas y antes que él, Guillermo Blanco, mi profesor, quien destacó por su participación en la Mesa de Diálogo. Hasta ahí llego ¿Me equivoco?

Saludos,

9:59 PM  
Blogger cienfuegos said...

Otra arista problemática de la queja rocinantesca de la Sra. Zerán es pretender compatibilizxar independencia con apoyo estatal, para un medio periodístico.

Yo realmente no sé si en América Latina (el caso BBC es taaan lejano que no sirve como ejemplo en la región) hay una buena experiencia de esto.

Yo encuentro medio fresco reclamar que el estado avise en algunos medios por decisión de lo que denominan "política cultural" y no asumir los seriso problemas que tenái su medio. Es demasiado arrogante pretender que ellos lo hacían la raja, que la revista era estupenda y que como país nos la farreamos.
Sin ir más lejos, yo la compré religiosamente los primeros años, pero hubo un momento en que me di cuenta que hace años que no leía más de uno o dos articulos y que el resto era intragable.

10:20 AM  
Blogger Marisol Garcia said...

Atrevido tu análisis, y felicitaciones por eso. Mi mayor reparo con el tipo de periodismo cultural que ha intentado legitimar Rocinante y otros medios afines es el estrecho lente desde el que sus redactores entienden la palabra cultura. Su debate solemne, elitista, académico ignora por completo las manifestaciones populares y pocas veces comprende la combinación de códigos cosmopolitas. Sobrevalora la voz de los círculos literarios y se enreda sin pudor en el amiguismo. Desde mi ámbito de trabajo, la música popular, no recuerdo haber leído en Rocinante alguna entrevista o análisis de interés.

10:40 AM  
Blogger Jorge Enrique Díaz Pérez said...

Cienfuegos y García tienen razón. La Rocinante murió porque era fome y punto. Al fin y al cabo eso dice el certificado de defunción respectivo.

Ahora, eso no quiere decir que Zerán tenga algo de razón al plantear que el estado no puede poner todos los huevos en la misma canasta. Se ciñe a criterios comerciales, pero ¿puede hacerlo tan brutalmente? Ese es el tema de fondo.

Es un asunto complejo. El mismo aislamiento de medios como Rocinante, creo, los hace ser tan ombliguistas y cerrados. No sé si a través de avisaje, subsidios o una especie de FONDART de los medios, pero algo habrá que hacer para llenar más los kioscos ¿no? Tirando la raya para la suma, ese es el verdadero problema...

Saludos,

Saludos,

11:34 AM  
Blogger Gonzalo B. said...

No creo que Rocinante fuera una publicación “académica” ni necesariamente elitista. Una revista “cultural” no es por definición elitista aunque posiblemente su audiencia va a ser limitada, más aún en un mercado tan chico como el nuestro. Con lo que sí concuerdo es que su foco era muy restringido, centrado en la cultura de sesgo “progre”, sin irse demasiado a la izquierda y deliberadamente ignorando todo lo demás, apolítico o no.

Cada vez que un medio como Rocinante quiebra o lo cierran, comienzan las acusaciones en contra del Estado y sus supuestas “deudas” con esa siutiquería llamada el “mundo de la cultura” (del que algunos se auto eligen representantes) y la supuesta falta de políticas “culturales”. Es cierto que por mucho tiempo la parte más visible de la política cultural del gobierno ha consistido en organizar batucadas en el Parque Forestal y conciertos gratis de Denisse Malebrán, pero eso no significa que haya que subsidiar lo que nadie quiere leer.

Las veces que compré Rocinante fue por un artículo puntual y más allá de las reseñas de libros nunca encontré mucho más. Por una cuestión de intereses, nunca iba a ser un lector fiel pero no entiendo por qué otros no podrían serlo. Sin querer entrar en el debate eterno del pluralismo por ley y la gente que piensa que las leyes van a cambiar la realidad, nunca he entendido por qué estas mismas publicaciones no culpan ni se quejan de sus lectores, reales y potenciales. ¿Por qué si hay tanta gente que se identifica con los valores detrás de revistas como Rocinante, no existía un número suficiente de lectores? Rocinante apuntaba a un público que presumiblemente tenía un nivel de ingresos como para pagar 2 o 3 lucas por una revista de ese tipo, incluso si era quincenal. Por otro lado, no es obligación comprarla, en especial cuando muchos piensan que es mucha plata para una revista pero se gastan lo mismo en un par de cajetillas de cigarros, una entrada al cine o un trago en un bar.

Al final, muchas de estas quejas de gente que no pudo mantener el proyecto a flote son sintomáticas de personas que no tienen mayor conexión con el público al que quieren llegar (y que tal vez ni exista en los números que pretenden) así como de una visión restringida en donde sólo unas posturas y una definición de cultura es legítima. Publicar en Chile algo de ese corte es admirable, pero no es obligación sacarse el sombrero por el gesto ni financiar el proyecto. Existen otras revistas que han durado más que Rocinante y si bien probablemente se mantienen por el entusiasmo de sus equipos, no funcionan con esa dinámica de acusar al Estado y pedirle plata al mismo tiempo.

12:54 PM  
Blogger Eduardo said...

No conozco el trabajo de Faride Zerán pero los años que lleva a cargo de periodismo en la Chile aseguran que tiene un prestigio "premiable", especialmente para un premio como el nacional de periodismo. De la Católica recuerdo a tres premiados: Patricia Verdugo, Pilar Vergara y Juan Pablo Cárdenas. De todas maneras soy de los creo que por merecimientos este era el año de Alberto "Gato" Gamboa. Sus entusiastas tienen un sitio que los invito a visitar: http://gatogamboa.blogspot.com/
Ya vendrá el tiempo de Mónica González que con el trabajo que está haciendo en el periodismo de investigación es carta segura para la próxima.

12:56 PM  
Blogger Rodrigo Pinto said...

Jorge Díaz, dices que el Estado aplica brutales criterios comerciales en su avisaje. No debería ser así, pero no por diversificar la canasta, sino porque se trata de dinero de los contribuyentes y es responsabilidad de los diversos organismos del Estado escoger el medio publicitario más eficaz para llegar a los destinatarios finales.

Obviamente, hay otros factores que se toman en cuenta. La publicidad, especialmente en medios escritos, suele ser parte de maniobras estratégicas de ministros, subsecretarios y jefes de servicio para situarse como actores en el diálogo mediático. Si es por los destinatarios del mensaje, es ridículo, por ejemplo, que Fonasa pague inserciones en El Mercurio.

Pero más absurdo sería, por ejemplo, que Codelco pusiera avisos en Rocinante. Eso sí que sería desperdicio flagrante de recursos públicos.

Yo no creo que el Estado tenga responsabilidad en el mantenimiento de un esquema plural de medios, ni el deber de subvencionar revistas culturosas. Me parece atendible, eso sí, tu argumento de canalizar fondos públicos vía una suerte de Fondart para proyectos periodísticos, sujetos a competencia y de duración acotada, comp parte de un esquema mayor de fomento a la diversidad cultural.

1:52 PM  
Blogger elperiodisto said...

Lo único que puede hacer el Estado es educar y fomentar la lectura, la escritura y, quizás, bajar los impuestos a las publicaciones.

El resto, es tarea de los periodistas.

2:53 PM  
Anonymous Alguien said...

Agradezco que la articulista haya recogido el guante. Y teniendo en cuenta tanto su opinión como los comentarios de los demás en ésta y la anterior entrega, mi conclusión se reafirma: ya que no poseía los méritos periodísticos suficientes, si le dieron el premio fue porque la Universidad de Chile estaba representada por tres de los cinco jurados. Parece una conclusión simplista, pero en la simpleza suele estar la raíz de la verdad. De paso, aclaro que no tengo nada contra dicho plantel. Al contrario, me enorgullezco de haber egresado de sus aulas.

12:32 PM  
Anonymous Anonymous said...

1. El lugar donde muchos estudiamos SI era cuartel de la DINA. Muchos compañeros podrán atestiguar los enchufes escondidos y los espacios de construcción con objetivos "dudosos" .

2. El Gato se lo merecía más.

3. Es el colmo que el Estado publique en los medios típicos. Peor aún. No es decisión del Estado, necesariamente, poner la plata en esos lugares, muchas veces es de empleados segundones que piensan que otra cosa que no sea El Mercurio es picante para publicar.

2:59 PM  
Blogger S. Mardones L. said...

Muchas gracias por la posibilidad de pasar este avisito: invito a lectores de "notas humanas" a visitar el blog que estoy inaugurando. "El hombre de piedra y otras fábulas de ciudad".
Atte.
S. Mardones L.

4:59 PM  
Blogger Alfredo Sepúlveda said...

El edificio que hoy alberga a la FECH y anteriormente fue la Escuela de PEriodismo de la U de Chile efectivamente fue el cuartel central de la Dina, y la oficina del Mamo Contreras (entonces calle Belgrado, ns 10, 11 y 12; hoy calle José Carrasco Tapia). En mi época yo también vi enchufes por todos lados, pero ahora se me han desdibujado: sí recuerdo la espeluznante "sala de tortura" que funcionaba como anexo a la cafetería.
Sin embargo, me da la impresión de que la señora Zerán no pasó por ahí como directora, sino que llegó directamente a la actual sede (pero puedo equivocarme).

6:07 PM  
Blogger cosascaras said...

Zerán sufre quizás del síndrome Fondart, al igual que todos aquellos artistas e intelectuales que se quedaron pegados en aquellos oscuros años verde oliva. Lo triste es que sus traumas son la medalla de identificación de una elite inaccesible y superior, al igual que aquellos que forman The Clinic, y dejan a un lado a las nuevas generaciones que no gustan ni de la empanada y vino tinto ni lamer botas milicas.
Es penoso ver este espectáculo de espaldarazos y pago de favores con premios que se supone valoran y reconocen mentes innovadoras.

10:12 PM  
Blogger Miguel Paz said...

Sacó Aplauso con Mayúscula.

1:45 AM  
Blogger Estamos P'al "Gato" said...

Discrepo con su texto "...Alberto “Gato” Gamboa, quien solo por su titular “Corrió solo pero llegó segundo” del 6 de octubre de 1988 merecía ganarlo.." Creo que habían muchísimos más motivos fundados, reconocidos y valederos para (por lo menos) haber provocado aunque haya sido: Un fallo dividido en la decisión de la entrega del Premio Nacional de Periodismo.

4:17 PM  
Anonymous Conciliador said...

en la última dossier escriben Faride Zerán y Gato Gamboa!

8:02 PM  
Anonymous Anonymous said...

Un consejo para lo del concurso de la Alberto Hurtado: pongan categoría para reportajes publicados en Web. O habrán la premiación no sólo para papel.

Es como quedarse en el pasado ¿no?

Saludos

3:29 PM  
Anonymous Anonymous said...

Esta Faride Zerán, ¿no es la misma que trajo a Chile a Horacio Verbiztky, Jefe de la Inteligencia Montonera, terrorista y doble agente que trabajaba para la Fuerza Aérea Argentina; el mismo que entregó a todos sus compañeros a la FAA, los que fueron torturados y luego hechos desaparacer?

Nuevamente los premios en Chile están teñidos por el color político y nada dicen de la real capacidad de la gente.

11:14 AM  
Anonymous Anonymous said...

Se me olvidaba que además es agente de la CIA. Es decir Verbitzky, el amigo de la Zerán es triple agente, solamente al servicio de su bolsillo.

Ver links:
http://www.seprin.com/menu/verbitsky/elcadete_verbitsky.htm

http://www.seprin.com/menu/notas1098.htm

Sepa quienes nos informan y quienes y porqué reciben los premios en Chile

11:18 AM  
Blogger tabano said...

Unas palabras a propósito de este nuevo espectáculo canibalístico que nos ofrece tan noble gremio. Festín antropofágico que no por saludable deja de ser, reconozcámoslo, bastante chaquetero.

Sobre Faride Zerán tengo opiniones sumamente críticas y tampoco era mi candidata, pero al leer este blog parece que hubiera sido el peor Premio Nacional de Periodismo de la historia.

Estoy seguro de que nadie se atrevería a ser ni la mitad de despiadado si se lo dieran el día de mañana a Cristián Bofill, Mauricio Gallardo o Pato Fernández. No es lo mismo meterse con un pitbull que con un perro que ya no muerde.

Otro punto: Reitero mi preocupación por la aquiescencia y hasta delectación que provoca en algunos la desaparición de medios de prensa que no son de su agrado.

Si yo dijera que me gustaría que desaparecieran todos los medios que no me gustan, me dirían intolerante, censurador, chavista, trasnochado...

Pero manifestar alivio porque hubiera desaparecido Rocinante es señal de estar al día, parece cool, de buen tono, propio de liberales buena onda o algo parecido.

Yo puedo ser muy crítico con los medios de comunicación que no representan mis ideas o las atacan, pero JAMÁS pediré que los cierren ni celebraré con champaña si uno de ellos baja la cortina.

En una democracia caben todos, por más que se den duro.

Suma para la raya, como dicen los conductores de TV con camisa a rayas: Faride Zerán, la nueva villana del periodismo nacional, ¿no será musho? No es por empatar, pero basta echar una miradita a la década de los ochenta para sentir escalofríos.

Por último, señor anonymous, no sé cómo lo pronuncia usted, pero se escribe Verbitsky.

8:47 PM  
Blogger tabano said...

Perdón, quise decir "raya para la suma". Se nota que no uso camisa a rayas.

8:51 PM  
Anonymous Anonymous said...

Me acuerdo de una frase de Jorge Lanata en la UDP, hace un par de años: “conozco cientos de críticos y estudiantes de periodismo que, a cada rato, dicen que pueden hacer un mejor Página 12 o Día D (su diario y su programa en la TV) pero ninguno lo hace...".
Faride tiene sus méritos, muchos; también el Gato Gamboa y otros premios nacionales, como Juan Pablo Cárdenas y José Miguel Varas.
Detrás de ellos hay trayectoria y esfuerzo por escaparse de El Mercurio o La Tercera y ahora de The Clinic, santificada por ustedes porque seguramente es "in" hacerlo o de LUN. No sólo lo masivo es bueno. LUN es otro ejemplo, no sólo de mal periodismo sino de contaminación cultural.
¿Discurso trasnochado? Puede ser. Pero vuestro discurso, hacia dónde apunta, qué busca; hoy, cuando una revista vende dos mil ejemplares, como lo hizo en su momento Rocinante, lo hace contra el sistema. No se lo menciona en los canales ni en las radios ni en los foros, salvo para criticarla, no le llega publicidad y tampoco puede regalarse o asociar sus suscripciones a productos. Bofill era enemigo de hacerlo. ¿Creen ustedes que la exitosa Tercera tendría cien mil suscriptores si no regalara MP3 o cámaras, al comprar un abono?
Destruyan LUN… ¿o les da de comer?
Miren el rol que jugo El Mercurio y La Tercera en los últimos 20 años y vean, además, como el Estado los salvó licuando sus deudas un día antes que Pinochet se fuera del Gobierno. Adoran lo de afuera. ¿Por qué no lo hacen aquí? Hablen con los quiosqueros, vean qué opinan ellos de revistas como Análisis, Cauce, APSI, El Periodista, Siete +7, Rocinante... Todas tenían o tienen su público. El día que alguno de ustedes, los que opinan con liviandad, hagan algo mejor que Página 12 o Día D, hablamos. Mientras tanto, Rocinante sigue siendo la mejor revista de Cultura de los últimos 20 años. Mejor que decir es hacer, escuché por ahí y, por sus nombres, que poco me dicen, nada han hecho. Por eso me saco el sombrero ante aquellos que logran, con esfuerzo y talento, editar sus medios. Angélica critica el premio nacional, lo basurea y habla sobre Faride Zerán. Nada dijo cuando el año pasado Hermógenes Pérez de Arce, un insulto a la inteligencia de los chilenos pensantes, fue galardonado por la UAH como uno de los mejores columnistas… ¿Creer en el Plan Zeta, en que Chile había 18 mil cubanos antes del Golpe y que los desaparecidos están en Europa, puede ser premiado? En otros países, bastante más democráticos que el nuestro, le aplicarían un ley por ofensas a la dignidad humana. Lo siento, pero salvo el pelambre, este sito aporta poco.

11:46 AM  
Blogger Tomás C. said...

A Hermógenes Pérez de Arce habría que “aplicarle” una ley por pensar algo que no te gusta (y aunque sea abiertamente absurdo). ¿Cuál ley sería esa? ¿Una para censurarlo, para meterlo preso, quizás? Que buen remate para alguien que supuestamente argumenta a favor de la pluralidad de medios.

Por cierto, Página 12 puede ser criticado, pero se las arregla para seguir circulando y sobre todo no demandar subsidios estatales a nombre de una supuesta pluralidad que representa a unos pocos (mismos que no apoyan monetariamente los medios que dicen leer). El ejemplo del Página es todo lo contrario de Rocinante. Asimismo, hay otras revistas de cultura en Chile que han durado más que Rocinante sin hacer denuncias porque supuestamente el gobierno no les da plata. Por lo demás, criticar esa actitud de Zerán sobre la muerte de Rocinante no significa cuestionar la validez de su premio. Yo por lo menos no lo he hecho, pese a que otros acá sí (y están en su derecho, a menos que quieras “aplicarles” una ley).

Si hablo con los quiosqueros, lo más probable es que me digan que Análisis o Apsi no vendían lo mismo que otras revistas. Nada más ni nada menos. ¿Qué es lo que imaginas que me van a decir que supuestamente todos aquí ignoran?

Si hay un nombre que no dice nada, es el tuyo: “anonymous”. Eso creo que lo dice todo.

3:03 PM  
Blogger Mónica said...

Como actual estudiante de Periodismo de la Chile, encuentro un chiste que Zerán se haya ganado el Premio Nacional de Periodismo.

El "estandarte" de la Libertad de Expresión que ha tenido varios problemas dentro del mismo ICEI por manejos poco claros sobre ciertos problemas (en especial el año pasado, cuando autorizó la construcción del edificio de la carrera de Cine... y que en los planos no estaban contemplados ni puertas, ventanas o escaleras) y que trató a sus alumnos de "enfermos de la cabeza"... Y así podría seguir con los mil y un problemas que ha tenido en el ICEI que, si bien no tienen que ver derechamente con la actividad periodística (actualmente tendiente a cero, lo suyo más bien es la opinología política), sí tienen que ver con el discurso que le fascina y le encanta vender.

Igual los Premios Nacionales apestan, sea de Periodismo, Artes o Ciencias, son Premios creados para premiarse entre los pertenecientes al mismo círculo de gente "inteligente" de este país.

¿Y qué onda con los comentarios anónimos? ¿Ya nadie quiere dar la cara?

12:17 AM  
Anonymous Anonymous said...

¿Por qué comentarios anónimos? Porque somos periodistas que viviemos de un sueldo... ¿o no recuerdan la suerte de un periodista que tuvo la mala idea de hacer qué opinaba de su empleador?

4:28 PM  
Blogger Mario Parada said...

Puede que sea un poco añejo mi comentario, pero no había pasado por este blog. Suscribo plenamente tu análisis. Yo dirijo un medio independiente y no pretendo que el Estado me lo financie. Saludos,

1:38 PM  
Anonymous Anonymous said...

Pagina 12, que hoy vende 10 mil ejemplares y está en crisis, completamente casado con la publicidad estatal, calló cuando el que fuera intendente de Buenos Aires, apellidado Grosso, se llevó la municipalidad para la casa y el diario, en el que ya no estaba Lanata, nada dijo. En Francia, en la misma Argentina, hay leyes que castigan la apología de la violencia o del holocausto judío. Para escribir, estimado Tomas C, hay que saber o investigar.

9:57 PM  
Blogger Tomás C. said...

La ley de Francia se llama Fabius-Gaysott y mete preso y multa a gente por dar opiniones que, pese a ser absurdas y ofensivas, son solamente opiniones. Si quieres debatir con alguien, hay un par de cosas que debieras aprender: 1) No subestimar a la gente que discute contigo solamente porque piensa distinto y 2) si estás pidiendo que metan presa a la gente que piensa distinto a ti, lo menos es que tengas la hombría necesaria para dar la cara en vez de firmar anónimos.

Tu argumento es doblemente cobarde. No sólo no tiras la piedra y pides que otros lo hagan por ti, sino que más encima ni siquiera te atreves a dar tu nombre. Tu defensa de Rocinante no sólo es mala argumentalmente, sino que además es a medias porque la haces escondido. En fin, qué se puede esperar de alguien que cree que los debates se zanjan encarcelando a la gente.

11:37 AM  
Anonymous Anonymous said...

Tomás C representa lo peor de nuestra sociedad: aquella que lee pero no entiende. No por falta de recursos sino de neuronas. ¿Quiés es Tomas C? Yo dije que en otras sociedaddes se los castiga y aquí se los premia. No dije que había que castigarlo sino,simplemente, no premiarlo...

3:30 PM  
Blogger Tomás C. said...

Yo no soy como tú, que anda calificando quién representa a "lo peor de nuestra sociedad" ni qué opiniones merecen premios y cuáles deben mandar a alguien a la cárcel. Si citas a la Ley Fabius Gaysott u otras, tienes que entender las implicancias de tus afirmaciones. No se trata de entender lo que lees, sino de saber lo que escribes. Te cito: "En otros países, bastante más democráticos que el nuestro, le aplicarían un ley por ofensas a la dignidad humana." Si pones esas leyes como ejemplo, el mínimo es que te de la cabeza para entender los que estás sugiriendo. Como dije, no le voy a poner nota a tu opinión o persona. Sólo voy a mencionar lo obvio: no te haces cargo de lo que dices y más encima no te atreves a dar la cara. Si no te gusta este blog, crea uno propio (y a ver si aceptas anónimos).

4:25 PM  
Blogger Bruno Córdova said...

LALO SILVA ATACA DE NUEVO
El medio atacado, para variar, fue LUN.

Detalles aquí.
http://tinyurl.com/yrjmoy

Saludos,
Bruno C.

5:09 PM  
Anonymous Anonymous said...

Tomas C... ¿Y tu no eres anónimo? Quien te conoce... confundes, además, anonimo uno con anónimo dos. ¿escribes en alguna parte? ¿A quién defiendes? ¿Desde dónde escribes? Has hecho algo en la vida, además de escribir en este blog?

7:04 PM  
Blogger tabano said...

Me quedó dando vuelta algo que dijeron más arriba.
En este país se considera una muestra de tolerancia salvaguardar el derecho a mentir desvergonzadamente y hasta se premia a los que lo hacen con más gracia.

Negar los detenidos desaparecidos, la tortura, las más salvajes violaciones de los derechos humanos, merece premio.

Negar durante décadas las purgas, la Cheka, el Gulag, Siberia, Babi Yar (por más judío que uno sea), merece premio.

Negar el Holocausto, los campos de concentración, los experimentos con niños y la eutanasia, merece premio.

Don Hermógenes, persevere, va por buen camino. El Premio Nacional de Periodismo será suyo algún día.

Don Volodia, usted ya se ganó el Nacional de Literatura, puede descansar en paz.

Don Miguel, aguante otro poquito, hasta el gobierno de Sebastián (cuídese no más de los Tucanes, sobre todo de ese que sale en Tolerancia Cero).

1:28 AM  

Post a Comment

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.